Suelta la Capa.

meditaciones | 04/01/2023 11:44 pm | Rosalba de Asprilla | 114

Por. Susana Ramírez

Marcos 10:49-50  Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.  Él entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.

La historia de Bartimeo el ciego es sin duda muy profunda y conmovedora. Por el relato entendemos que un día tuvo una buena visión, pero la perdió quizá por causa de una enfermedad o algún suceso que se desconoce. La ceguera limitaba sus acciones y movimientos, lo que le impedía contemplar la belleza de la vida. El relato afirma que Bartimeo era mendigo. La ceguera lo llevó a una vida de empobrecimiento, marginalidad, aislamiento y discriminación, pues muchos evitan la compañía de alguien que no tiene visión. Existen varios niveles de mendicidad: física, emocional, afectiva, psicológica y espiritual.

Bartimeo era ciego, pero tenía una buena audición. Oyó el bullicio de la multitud que seguía a Jesús y preguntó qué estaba sucediendo y quién pasaba por allí. Cuando supo que era Jesús. Entonces comenzó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!». «¡Cállate!», le gritaba la gente que estaba allí en la multitud. Sin embargo, él gritó aún más fuerte: «¡Hijo de David, ten misericordia de mí!». Cuando Jesús lo oyó, se detuvo y ordenó que le trajeran al hombre. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Bartimeo inmediatamente se levantó para ir al encuentro de Jesús, se deshace de su única posesión y arrojó su capa de mendigo, su liberación había llegado, esta acción de levantarse y mirar a Jesús por la fe, produjo el milagro y la restauración que su alma anhelaba, ahora es consciente de su propia dignidad.

La pregunta del Señor invitó al ciego, pero también a cada uno de nosotros a plantearse: ¿qué quiero que haga por mí?, ¿realmente quiero salir de esta situación?, ¿realmente quiero que sane mi corazón del rencor, faltas de perdón, envidias, malos hábitos y ceguera espiritual ¿de veras quiero ser mejor persona?  Jesús lo puede todo, pero ¿quiero permitírselo? ¿Que haga cambios significativos en mi vida? Señor enséñanos a mirarte en cada área de nuestra vida espiritual que tu presencia amorosa rodee y guarde nuestro corazón ¡Levántate y suelta tu capa!

Dios le bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición