UN CORAZÓN AGRADECIDO

Uncategorized | 28/12/2022 9:49 am | Rosalba de Asprilla | 102

Por. Susana Ramírez

Salmos 75:1

 Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos, Pues cercano está tu nombre; Los hombres cuentan tus maravillas.

Querido Padre Celestial en este día deseo dirigir y expresar mi alabanza por la gratitud que siento en mi corazón, el solo hecho de pensar que has ofrendado a tu amado Hijo en propiciación por nuestros pecados, es mi mayor motivo para estar eternamente agradecida. Gracias Señor, porque ha sido un año maravilloso te he podido mirar y sentir en cada paso que he dado durante este año. Mil gracias por las pruebas y los métodos que has utilizado para darle forma al nuevo carácter en mi vida, gracias por la hermosa familia que tengo a mi lado, juntos hemos aprendido a tener paz y contentamiento en medio de cada situación adversa, manteniendo la mirada puesta en ti el autor y consumador de nuestra fe. Gracias por enseñarme a lidiar con mis emociones, porque muchas veces el enemigo ha querido desenfocarme del propósito que ya tienes trazado para mí y hacia donde tu mano poderosa me guía día tras día. Tengo muchísimas cosas por las cuales agradecerte; pero hoy quiero darte muchas gracias mi amado Señor; por la fuerza, la valentía y la sabiduría recibida para enfrentar cada desafío que ha llegado a nuestras vidas.

Sin dudas los retos, las pruebas y las dificultades son nuestros mejores aliados nos mantienen vivos en el plan de Dios, y nos ayudan a mirar al Señor sea cual sea la necesidad alabar y bendecir su nombre para siempre.

(Salmos 107:22) Ofrezcan sacrificios de alabanza, Y publiquen sus obras con júbilo.

¿Alguna vez te has detenido a pensar en todas las cosas buenas que Dios te ha dado? El simple hecho de poder leer esto ya es un motivo para agradecer. Hay muchas personas que no pueden leer y hay otras que no pueden ver. ¡Somos privilegiados! Pero si somos sinceros, a veces nos enfocamos más en nuestros problemas o en las cosas que no tenemos, en lugar de expresar nuestro agradecimiento a Dios por todo lo bueno que tenemos. Reflexiona y busca dentro dentro de ti lo grande y maravilloso que el Señor ha hecho. Como hijos de Dios, siempre encontramos algo para agradecer aun en medio de situaciones que nos duelen o desconciertan. Sabemos que todas las cosas obran para bien para los que amamos a Dios (Romanos 8:28).

Dios te bendiga 

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición