JEHOVÁ-NISI

meditaciones | 21/12/2022 5:23 pm | Rosalba de Asprilla | 127

Por. Susana Ramírez

Éxodo 17:14-15

Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y di a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo.  Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisi.

Luego de la salida de Egipto el pueblo de Israel fue llevado por Moisés al desierto por orden de Dios, quien iba delante de ellos, para notificarle a Moisés sus caminos, pero al pueblo mostrarle sus milagros y maravillas. Mientras acampaban en Refidim, los amalecitas se enteraron de la ubicación del pueblo y fueron para atacarlos. Ante esto, Moisés le ordenó a Josué que tomara algunos hombres para ir a la batalla contra sus enemigos. La Biblia dice que Moisés levantó su mano y en su mano tenía la vara, que usó para hacer los otros milagros y abrir el mar rojo cuando eran perseguidos por faraón en el desierto.

Moisés subió a la cumbre del collado para interceder ante Dios y levantó la vara que simbolizaba la victoria, pero en medio de la batalla cada vez que Moisés se cansaba y bajaba sus brazos el pueblo de Amalec prevalecía en la batalla, fue entonces que Hur y Aaron tomaron la acción de levantarle las manos a Moisés, entonces el pueblo de Israel pudo vencer a los amalecitas en el campo de batalla. Luego de Moisés recibir las instrucciones precisas de parte de Dios y convocara a Josué junto a los hombres de guerra para hacer frente a Amalec, quien no solo sería vencido, sino también exterminado de la faz de la tierra y debía quedar registrado en un libro como recordatorio al pueblo de Israel del gran poder de Dios ; la protección divina y el amor hacia sus escogidos. Este acto llevó a Moisés a edificar un altar el cual llamó Jehová-nisi que significa:  Jehová es mi estandarte, mi bandera, mi protección y mi victoria.      

Los estandartes representaban en medio de los ejércitos el que tenía el dominio, poder y autoridad. Eran objetos poderosos de ayuda para hacer visible las realidades invisibles; por lo tanto, proclaman la realidad espiritual, además de hacer un llamado y de anunciar una posición. Los hebreos conocían los estandartes en las lanzas de los egipcios, que eran llenos de símbolos y dibujos de sus dioses. Dios mismo se aseguró de que su pueblo no callera en la tentación de buscar ayuda o de mirar cualquier otro símbolo.

Si alzamos nuestra vista al estandarte de Dios: tenemos orientación y liderazgo en nuestras vidas. El estandarte de Dios no puede ser vencido. El estandarte da seguridad y protección. Salmo 60: 4 “Has dado un estandarte a los que te temen, para que sea alzado por causa de la verdad”. En Jesús levantó Dios mismo un estandarte. Jesús es señal de victoria. Él es nuestra protección, nuestra seguridad, nuestra torre fuerte. Cantares 2:4 “Me llevó a la casa del banquete, Y su bandera sobre mí fue amor”. En cualquier circunstancia de tu vida proclama que Jehová es tu estandarte y tu bandera.  Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición