EL PODER DE LA GENEROSIDAD

meditaciones | 07/12/2022 3:32 pm | Rosalba de Asprilla | 120

Por. Susana Ramírez

(Filipenses 4:19)

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Nuestro Padre celestial es sin duda la máxima expresión de la generosidad, nos ha ofrendado a su hijo amado en propiciación por los pecados de la humanidad; siendo rico se hizo pobre, dejó su trono de gloria para manifestarse sobre la tierra y ser un ejemplo de amor, bondad y generosidad.

Ser generoso es poder darse a los demás y vaciar en el corazón de otros lo que por gracia hemos recibido. La generosidad es un acto de amor que nos permite acercarnos para mostrar el amor de Dios, por medio de una sonrisa, una palabra de ánimo, fe y esperanza, así como también ayudar con nuestros bienes materiales sin esperar ninguna retribución. Solo aquellos que han experimentado una verdadera libertad en el espíritu y han crucificado entregando todo orgullo, egoísmo, egocentrismo y avaricia estarán dispuestos a bendecir a quienes más lo necesitan.

El apóstol Pablo elogió a la iglesia de los Filipenses, he hizo memoria de las ofrendas y dádivas que recibió en varias ocasiones para suplir sus necesidades. Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.  Y sabéis también vosotros, oh filipenses que, al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. (Filipenses 4:14-18) Así como el apóstol recordó las buenas obras de la iglesia de los filipenses las cuales eran el resultado de su fe y amor por el Señor, mientras él procuraba expandir y llevar el evangelio a muchos lugares. Ten por seguro que toda buena obra también es registrada en el libro de las memorias del cielo y será recordada cuando estés delante del padre celestial.

Como iglesia estamos llamados a ofrendar de nuestro tiempo para compartir ese regalo tan hermoso como es la Palabra de Dios, en medio de tantas situaciones difíciles que viven tantas personas nosotros tenemos en nuestras manos las grandes y extraordinarias promesas de la Biblia. Hoy es un buen momento para ser generoso y abrir el reino de los cielos para aquellas personas que lo necesitan con urgencia y permite que ese poder de la generosidad transcienda en la mente y los corazones de muchos. Dios te bendiga.        

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición