EL PODER DE LA PACIENCIA.

meditaciones | 19/10/2022 11:30 pm | Rosalba de Asprilla | 87

Por. Susana Ramírez

(Santiago 5:11) He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

Sin duda alguna que los tiempos han cambiado, los días y las horas se aceleran sobre la tierra, indicando que la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo se acerca; para arrebatar a los que por gracia y misericordia caminan hacia la patria celestial. Sabemos que los ojos del Señor están sobre los justos, aquellos que aun en medio de sus debilidades, angustias y dificultades siguen caminando con su mirada puesta en Jesucristo, deseando heredar el reino de los cielos. Son bienaventurados los que padecen y sufren por causa de la justicia, porque habiendo renunciado a la maldad e impiedad en que vivían esperan agradar a Dios. Son bienaventurados, es decir tres veces felices cuando eres afrentado en todo lo que haces para agradar al Señor. Delante de los ojos humanos nunca estarás bien.

Así le aconteció a Job, en medio de su mayor prueba de fe hacia Dios fue vituperado, escarnecido, enjuiciado, aborrecido en gran manera. Pero todo esto ocurría antes los ojos malignos y perversos de quienes lo rodeaban, el discernimiento parece haber desaparecido y más aún la misericordia hacia alguien que solo dice la Biblia, tenía la piel pegada a los huesos.

Pero qué maravilloso es saber que mientras este hombre recto, justo, temeroso de Dios y apartado del mal esperaba en su proceso;  la misericordia y compasión del Señor se manifestaban hacia Job, demostrando ese atributo especial del carácter y la naturaleza de nuestro Dios. La paciencia de este hombre permitió que su postrer estado fuese mayor que el primero, porque los que esperan en Dios no esperan en vano. Esfuérzate cada día en seguir adelante y aprende a esperar con paciencia coloca tu mirada en Cristo para que tu fe sea hallada y galardonada por el Señor.

Dios te bendiga.        

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición