Credenciales espirituales

meditaciones | 12/10/2022 3:44 pm | Rosalba de Asprilla | 133

Por Susana Ramírez

(Jeremías 1:18-19) Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte.

La Palabra de Dios es tan maravillosa e impresionante al profundizar en el plan y propósito diseñado para un hombre a quien el cielo escogió, constituyó, y dio por profeta a las naciones, en otras palabras, lo introdujo en esta tierra con una misión especial desde el vientre de su madre preparado. Capacitado y dotado con armas espirituales para un tiempo específico en la vida del pueblo de Israel, para contrarrestar las obras de las tinieblas y declarar los juicios de parte de Dios.    

La posición de Jeremías se expresa en lenguaje militar, con énfasis en la seguridad que Dios lucharía por él. Fue establecido no solo como una voz audible para el pueblo sino, como una ciudadfortificada con muros de bronce. El sistema de defensa de Jeremías a su alrededor no podía ser demolido, ni socavado, ni destruido por personas ni ejércitos enemigos.

Metafóricamente, los muros y las fortificaciones de la ciudad representan el poder del profeta de soportar pacientemente los ataques de sus enemigos; mientras que el pilar de hierro, que soporta todo el peso del techo, significa que ninguna prueba o sufrimiento aplastará su firme voluntad. Reyes, príncipes, sacerdotes y pueblos la nación entera estaría en guerra contra el profeta. Aunque Jeremías era un joven sensible, Dios puso hierro espiritual en su carácter para hablar ante gente de autoridad y rango, capacitándolo para que llegara a ser el más recio, valiente e intrépido de todos los profetas.

La multiforme gracia de nuestro Dios se manifiesta al usar a cualquier persona de acuerdo a sus propósitos eternos, es por ello que cuando el enemigo te quiera intimidar o hacer guerra saca tus credenciales espirituales las que te han sido otorgadas en la intimidad con el Padre celestial, y puedas decir como el apóstol Pablo porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. (2 Corintios 10:4). Desármale los planes al diablo en su propio terreno levanta tu voz en el mundo espiritual y revela verdaderamente el carácter de Dios en tu vida. Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición