UN VERDADERO HIJO DE DIOS.

meditaciones | 01/09/2022 3:19 pm | Rosalba de Asprilla | 91

Susana Ramírez

(JUAN 1:12-13) Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

La Biblia es el manual de vida para todos aquellos que verdaderamente desean conocer su identidad y relación personal con Dios. Este texto bíblico nos dice que todos aquellos que han recibido a Jesús, los que han creído en Él, como Señor y Salvador han sido constituidos y llamados hijos de Dios, pero no son hijos engendrados por voluntad de carne o por voluntad de varón, sino que hemos sido engendrados espiritualmente por nuestro Dios.

Pero ¿Cómo podemos demostrar que verdaderamente somos hijos de Dios? ¿Cómo las personas pueden estar seguros de la paternidad de Dios en nuestra vida? En la actualidad se puede determinar quién es el padre de un niño o de una niña por medio de un estudio llamado prueba de ADN, donde se muestra la información genética y quién es el padre biológico de ese hijo. De igual manera ocurre en lo espiritual ¿Cuál es la prueba de ADN? veamos por medio de la palabra de Dios en qué consiste esa prueba de ADN para comprobar la paternidad de Dios en nuestra vida.

La naturaleza del Señor es reflejar el amor de Dios a toda persona, saber que somos hijos de no es solo decirlo, sino vivir como una persona que ha sido cambiada y renovada por el poder de Dios. Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.  El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor (1 Juan 4:7-8). Otra forma de reconocer a un hijo de Dios es por sus nuestras acciones muchas veces el testimonio habla más que mil palabras, nuestro Señor Jesucristo es el máximo ejemplo de amor y lo demostró en la cruz del calvario.  En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por Él.

Todo aquel que verdaderamente ha nacido de Dios tiene que tener acciones de amor, debe que reflejar el amor de Dios en su vida, por medio del perdón, de la ayuda al necesitado, de la forma como trata a su prójimo y principalmente a su familia, porque la esencia de Dios es el amor.

Los hijos de Dios ya no siguen caminando en el camino que les ha traído destrucción, amargura y dolor a sus vidas, los hijos de Dios eligen caminar por el camino de vida y no por el camino que lleva a la perdición, pues una decisión sabia es la que nos convierte en hijos de Dios, decidir aceptar la salvación por gracia que nuestro Padre Celestial nos da por medio de Jesucristo.

Nuevo nacimiento “de modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Desde que Dios nos toma por hijos hubo un nuevo nacimiento en nosotros que lo ha transformado todo, y hoy nuestras prioridades son diferentes, ya lo principal en nuestra vida no son las cosas del mundo, sino el reino de Dios   

Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición