“CONFIADOS EN EL”.

meditaciones | 01/09/2022 4:03 pm | Rosalba de Asprilla | 81

Por: Angélica Aguirre

Salmos 46:

10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

El Salmos 46 es una fuente de confianza y fortaleza en Dios, en medio de las tribulaciones, las pruebas, y desafíos diarios que tengamos; tanto en lo secular como en lo espiritual.  El salmista nos invita a que detengamos el afán y conozcamos a un Dios soberano. Dios nos habla en primera persona, nos dice” estad quieto y conóceme”. Él es nuestro Dios todopoderoso, alabado y reconocido en todas las naciones, es a Él que servimos y en quien hemos creído y confiado.

En varias porciones de la Palabra, Él nos invita a estar tranquilos, a confiar y nos dice que no importa cuál sea nuestra batalla, Él está a cargo. Dos textos muy conocidos y con gran similitud con este Salmo es Éxodo 14: 14 que nos dice” Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.”  En 2 Crónicas 20: 17 “No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros.” En ambos pasajes nos insta a confiar, no importa el panorama que estés librando hoy, el Señor nos dice que dejemos todo en sus manos, que Él se encargará, nos invita a conocer su gran poder y majestad. Muchas veces nos entra la duda, la desesperación y queremos luchar con nuestro intelecto, con nuestros argumentos humanos y queremos buscar respuestas apresuradas y es allí donde Él nos dice “detente, mírame a Mí, conoce, Yo Soy tu Dios y qué mejor consuelo y amparo que esta maravillosa promesa.

Algunas veces tomamos el texto literal y pensamos en relajarnos, quedarnos quietos espiritualmente, o físicamente esperando que alguien haga algo por nosotros; sin embargo este texto es un mandato  y llamado  para no caer en un estado de ansiedad o depresión, es un tiempo para reconocer su grandeza y poder y quedarnos quietos, pero en su presencia, con esa constante búsqueda en oración y estudio de su Palabra, debemos abrir nuestro corazón y reconocer al Señor, ser pacientes y confiar en Él, dejar de temer, y comprometernos con Él para sentirnos seguros.

Dios te bendiga

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición