“A QUIÉN ESCUCHAS?”

meditaciones | 04/08/2022 11:22 am | Rosalba de Asprilla | 100

Por: Angélica Aguirre

Génesis 3:

11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del que yo te mandé no comieses?

Muchos eruditos, filósofos y estudiosos de la Biblia consideran que este es un capítulo esencial en la historia de la raza humana, pues en el capitulo 1 y 2 observamos que el hombre se encuentra en un estado de inocencia, de perfección y hay una relación de comunión entre Dios y el hombre.  Luego en el capítulo 4 ya comenzamos a ver que existen sentimientos y acciones provocados por la caída del hombre en desobediencia y pecado delante de Dios.  Anterior al versículo 11 vemos como la serpiente de una manera sutil engaña a la mujer y tergiversa a su modo la Palabra de Dios, de manera que parezca agradable ante sus ojos y oídos y es aquí donde quiero enfocar nuestra reflexión de hoy, ¿qué escuchó  Adán a su vez qué escuchó de Eva?.

Creo que todos en algún momento hemos participado en una dinámica de comunicación llamada” teléfono descompuesto” o “ El Secreto” donde se trasmite un mensaje de persona a persona y al final llega distorsionado, y nos llega distorsionado porque ha pasado por muchas fuentes y algunas no confiables, en este caso y aplica para todos nosotros; tenemos la fuente más confiable, La  Palabra de Dios, que si la conocemos, estudiamos y pedimos la dirección del Espíritu Santo; sabremos identificar las mentiras que Satanás  ha sembrado en esta sociedad llamándole modernismo, inclusión, igualdad, entre otras; tratando de que aceptemos cosas que ya Dios ha plasmado en su Palabra que son inaceptables, que a sus ojos  son                                                                                                                                                                 pecado.

Dios ya sabiendo lo que había sucedido le preguntó al hombre “¿Quién te enseñó” o Quién te dijo?, estimado lector ¿qué estamos escuchando? ¿quién lo dice? ¿que nos dicen? Hoy día hay muchas voces en la sociedad moderna que nos quieren hacer dudar de nuestras convicciones y principios, tengamos cuidado a que fuente estamos consultando o escuchando, nutrámonos con la Palabra de Dios, con la dirección del Espíritu Santo, escuchemos la voz de Dios y ninguna otra solo así andaremos en el camino correcto.

Dios te bendiga

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición