LIDIA ELEGIDA POR DIOS,

meditaciones | 22/06/2022 10:01 am | oasisdesantidad | 178

Por. Susana Ramírez

(Hechos 16: 14) Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.

La interesante vida de esta mujer la encontramos en el libro de los Hechos de los apóstoles, sus maravillosas cualidades y habilidad para los negocios hacen de Lidia el instrumento perfecto para cumplir el designio y propósito de Dios. Se necesitaban diez hombres para organizar una sinagoga y, aparentemente en Filipos faltaba quórum. De modo que las mujeres se reunían fuera de la ciudad para orar. (Hechos 16:13). Es allí donde aparece la Lidia quien estaba atenta a la predicación del apóstol Pablo, el Señor tocó su corazón para recibir la verdad de la palabra convertirse y ser bautizada en aquel momento. Veamos sus características más resaltantes:

  • Era una mujer de negocios: Lidia había vivido en Tiatira, una ciudad famosa por sus costosas tinturas de color púrpura. Ahora vivía en Filipos, ella vendía ropas confeccionadas con telas púrpuras. Debido a su gran costo solo las personas adineradas podían comprarlas, como comerciante Lidia había prosperado.
  • Hospitalaria: no solo abrió su corazón, sino también su hogar ahora deseaba ayudar con lo que poseía en la obra del Señor.
  • Generosa: después de ser bautizada estuvo dispuesta abrir su hogar para el establecimiento y sitio de reunión para la predicación del evangelio (Hechos 16:40) luego que Pablo salió de la cárcel regresó a la casa de Lidia, para consolar y fortalecer en la fe a los que se reunían allí.  

Estas cualidades en la vida de Lidia son un ejemplo de fe, amor y compromiso todos hemos sido llamados, para ensanchar el reino de Dios. Tú también puedes honrar al Señor con las capacidades y virtudes que Él ha colocado en tu vida. Nuestro Dios es la fuente inagotable de toda riqueza espiritual y material. Recuerda siempre (Lucas 12: 48) porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.        

Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición