Esforzados como la Hormiga.

meditaciones | 02/06/2022 8:06 pm | oasisdesantidad | 100

Por: Angélica Aguirre

Proverbios 6:

Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;

El libro de los Proverbios repite en muchos textos que debemos vencer la pereza. Como maestra de sabiduría nos presenta a la hormiga que, sin tener patrón o guía, trabaja duro y con diligencia. De manera que nunca padece necesidades. La hormiga no necesita de un jefe que le planifique, organice, le ordene; le vaya dando el ritmo de trabajo, sino que ella trabaja en el tiempo propicio para así cuando es el tiempo de la dificultad para ella; tenga provisión en reserva. Esto no significa que no tenga un orden jerárquico, sino más bien que sigue esas órdenes ya impartidas.

Hay gente que se queja de que le va mal, que no prospera, que no consigue lo suficiente para suplir sus necesidades; pero no se esfuerzan y es por ello que la Palabra de Dios nos da esta maravillosa instrucción, y nos dice que nos veamos en ella. La hormiga sabe distinguir los tiempos, porque saben cuándo es verano y se esfuerzan. Si usted observa cuidadosamente, ellas van donde está la comida, aunque tengan que pasar obstáculos ellas los sobrepasan. Si se proponen ir a un sitio, aunque tengan que trepar el lugar, rodearlo o pasar por abajo, ellas van o inclusive buscar otro camino y consiguen lo que quieren y no les importa si hay personas allí. Son diligentes, nunca se rinden, se preparan para los tiempos difíciles, porque sabe que tarde o temprano vendrá el invierno.

No trabajan por obligación, sino por instinto, cumpliendo así el propósito de Dios para sus vidas. ¿No deberíamos nosotros hacer lo mismo? Hemos sido creados con propósito, glorifiquemos a Dios en y por ello. Debemos trabajar, organizar y guardar como las hormigas para estar prevenidos. Si  no estamos prevenidos económicamente, esto puede llevarnos a crisis financieras. Pero no estar prevenido espiritualmente es aún mucho más riesgoso. Podemos perder algún bien, la salud o cualquier cosa material, pero perder el alma y la salvación es perderlo todo.

Es tiempo que nos levantemos y demos testimonio de trabajo, de ser productivos, no como por arte de magia; sino por el esfuerzo en el trabajo bendecido por el Señor. Así que seamos sabios y así como trabajamos por lo secular y material, trabajemos por guardar y salvar nuestra alma, distingamos el tiempo de verano que tenemos, antes que llegue el invierno. Dios te bendiga

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición