NUESTRO REDENTOR

meditaciones | 14/04/2022 10:17 pm | oasisdesantidad | 120

Por: Angélica Aguirre

Isaías 53:

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Leía un artículo sobre las zonas del pantanal del estado de Mato Groso, en Brasil, donde se indica que es la zona  con uno de los humedales más importantes del área, y en épocas de lluvia hay muchos ríos importantes que se inundan y que abundan las pirañas, como también es una zona ganadera  y los vaqueros necesitan cruzar el ganado se cuenta que los vaqueros ponen un buey río abajo, para que las pirañas lo ataquen y así al correr la sangre por la corriente del rio las pirañas van tras ella y se despeja el paso para que cruce el ganado.

Esta metáfora es impresionante, ilustra el sacrificio de un buey por el resto del ganado, pero lo más impresionante es que nos sirve para ilustra el sacrificio más grande que ha existido en la faz de la tierra, pues es exactamente lo que hizo nuestro Señor Jesucristo en la Cruz del Calvario, Él fue herido, maltratado y cargó el castigo de todos nosotros, y esto es el verdadero significado por el cual hoy tenemos acceso al trono de la gracia de Dios Padre. No es solamente recordar y reflexionar en este sacrificio estos días que el mundo lo conmemora y han desviado el verdadero significado convirtiéndolo en una tradición que solo la viven en esta época del año, Este gran sacrificio es nuestro mayor regalo de la salvación y debemos recordarlo siempre que vivamos con esta verdad en nuestras vidas y tratemos de agradar a Dios, en todo lo que hagamos  como una forma de gratitud pues nunca tendremos como pagar su sacrificio.

Compartamos esta gran verdad, para que aquellos que no conocen al autor de la salvación, tenga la oportunidad de conocerle y recibirle, de tener una verdadera experiencia con Él, con el Cristo vivo, el que resucitó, porque muchos lo conocen de nombre y solo siguen tradiciones de temporada; pero no han tenido esa experiencia que nos transforma, esa fe para reconocer que por su llaga hemos sido nosotros curados y por su sangre somos redimidos.  ¡Dios te bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición