Lo que no se aplica se olvida.

meditaciones | 21/04/2022 10:33 pm | oasisdesantidad | 139

Por: Angélica Aguirre

Santiago 1:

22 Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos.

La epístola de Santiago es un manual, una guía sobre los principios que deben regir la vida cristiana. Dios en su misericordia y en su amor nos ha dado instrucciones sobre cómo vivir la vida cristiana, pero su palabra no nos beneficiará si no es recibida con un corazón dócil y humilde; con un corazón que desea y busca luchar contra  todo aquello que nos aleja de Él.

Este versículo nos recuerda una vez más que la vida cristiana, es una vida para ser vivida. Y todo lo que se enseña y todo lo que procuramos aprender es con mira a ponerlo por práctica, no es solamente para llenarnos de información y decir que sabemos todo lo que dice su Palabra. No es suficiente con solo oírla, Dios nos demanda que seamos hacedores. Si usted escucha algo o sabe algo y no lo pone en practica eso se olvida. Un ejemplo vivido  y estoy segura que de muchos;  es que si recordamos en la escuela secundaria dimos algebra, todos en algún momento utilizamos el famoso libro de Baldor, y en esos momentos lo aprendimos porque tocaba hacer las prácticas, pero si nuestras carreras no fueron por esa área hoy día no lo recordamos, lo digo con propiedad que ni la ecuación básica recuerdo. Así mismo aplica para la Palabra de Dios, si no la ponemos en práctica la olvidamos; si usted escucha una receta de cocina y la puede anotar, no es hasta cuando la hace varias veces que la aprende de memoria, es decir, ejecutando los hechos.

Si por escuchar la Palabra pensamos que ya somos salvos, estamos equivocados,  podemos haber escuchado cientos de mensajes, haber leído de Génesis a Apocalipsis, pero sino hemos sido transformados y no hacemos lo que el Señor nos demanda, nos engañamos a nosotros mismos. Esforcémonos por tratar de vivir acorde a ella, a que nuestros actos reflejen el conocimiento, demos testimonios con nuestros hechos, no quedemos en ser solo oidores, seamos parte de ese Plan de Acción para que Cristo more en nosotros y a través de ello, otros quieran recibirle también. Como reza un refrán popular “ Hechos no Palabras”

¡Dios te bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición