EL SELLO DE DIOS.

meditaciones | 16/02/2022 5:26 pm | oasisdesantidad | 167

Por. Susana Ramírez

2 Corintios 1:22

 El cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.

Sello (heb. jôthâm; gr. sfraguís). Era un instrumento que se usaba para imprimir una marca distintiva en arcilla, cera, etc. con el fin de indicar autenticidad, autoridad, seguridad, legalidad, pertenencia o propiedad. En la antigüedad los sellos consistían en una pieza de material duro (piedra, marfil o madera) con letras o dibujos grabados. Los reyes y altos funcionarios acostumbraban a colocar su sello, en documentos oficiales como señal de autenticidad y legalidad. Podía ser un anillo de forma cilíndrica o cónica.

  • Delegar autoridad sobre otra persona: (Génesis 41:42). Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello. Como ese anillo tenía un sello oficial le otorgaba a José la autoridad que necesitaba como gobernador del imperio egipcio.
  • Proteger entrada de un foso: (Daniel 6:17) Y fue traída una piedra y puesta sobre la puerta del foso, la cual selló el rey con su anillo y con el anillo de sus príncipes, para que el acuerdo acerca de Daniel no se alterase.
  • Proteger la tumba de Jesús: (Mateo 27:66) Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.

Nuestro Dios también tiene un sello especial para cada persona que viene a Cristo por medio de la fe. La presencia del Espíritu Santo en la vida de un creyente, demuestra que realmente somos de Dios y que nuestra fe es auténtica. Este sello se imprime en una persona con el nuevo nacimiento, y se ratifica con el bautismo del Espíritu Santo, otorgándonos seguridad; legalidad y propiedad de que le pertenecemos al Señor, quién nos compró a precio de sangre. 

Como hijos de Dios tenemos una marca distintiva de pertenencia, que nos hace diferentes al resto de las personas. Es por ello, que nuestro testimonio debe reflejar y mostrar un verdadero cambio de vida. Porque ahora el Espíritu Santo de Dios, ha sido derramado en nuestro ser espíritu, alma y cuerpo convirtiéndonos en templo y morada del Señor. Teniendo sus promesas como garantía de una herencia gloriosa en el reino de los cielos. Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición