CUANDO DIOS TOCA EL CORAZÓN

meditaciones | 23/02/2022 7:54 pm | oasisdesantidad | 140

Por: Susana Ramírez

(Hechos 16: 14) Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.

Estudiando la historia de la iglesia en Filipos, me encontré con un relato de la asombrosa gracia de Dios en la vida de una mujer. Su nombre es Lidia, vendedora de telas de púrpura mercancía muy exclusiva por su costosa coloración provenientes de Tiatira. Aunque era gentil, Lidia se había adaptado a las prácticas judías.

Esta mujer empresaria con ciertos recursos económicos y con personas a su cargo, dice la escritura que era temerosa de Dios, y cuando Pablo y los que andaban con él, vinieron al río donde ella y su familia se unían para la adoración. Tuvo la oportunidad de escuchar el evangelio por medio de Pablo. Ella se hizo creyente y, después de haber sido bautizada con su familia, invitó a los miembros del grupo a que se quedaran en su casa. Ellos aceptando la invitación posaron en su casa (Hechos 16: 15) De esa manera, su hogar se convierte en la primera iglesia en Filipos.

De esta encantadora mujer, la Biblia resalta una característica especial, que es el temor a Dios, solo Él puede conocer cuáles son las motivaciones en lo profundo del corazón, y si hay o no temor a la palabra de Dios en la vida de alguien. Son elementos esenciales para que el poder de Dios se manifieste, y sus ojos de misericordia se fijen en ella; para que la gracia salvadora de Cristo, se revelara a su corazón por medio del ministerio de la palabra del apóstol Pablo, un instrumento que fue escogido para anunciar y dar testimonio de Jesús, por las regiones de Asia y Europa. Lidia, se convierte en uno de los frutos del primer viaje misionero de Pablo, porque allí quedó en casa de ella, una iglesia establecida.   

La palabra nos dice que los ojos de Dios se pasean sobre la tierra, buscando alguien que entienda y reconozca a Dios, para depositar en esa vida la fe que necesita para recibir las buenas nuevas de salvación. Si eres una de esas personas que tienes temor en tu corazón, presta atención cuando escuches la palabra de Dios, es allí donde puede ocurrir el milagro para que verdaderamente recibas el toque del Altísimo y tu  vida sea transformada por el efecto que produce la Palabra de Dios cuando se escucha con atención; esto fue lo que ocurrió en la vida de Lidia aquel día cuando dispuso su corazón para adorar al verdadero Dios. El toque de Dios se apoderó de ella y de todos los miembros de su casa para una labor especial.

Permite que la palabra ministre tu mente, tu alma sedienta y llegue a lo profundo de tu espíritu.

Dios te Bendiga.        

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición