EL PENSAMIENTO DEL DÍA.

meditaciones | 11/11/2021 12:31 pm | Rosalba de Asprilla | 52

¿ QUIERES SER SANO?

Por: Angélica Aguirre

Juan  5:

Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?.

El preámbulo a este versículo es el milagro que Jesús realizó al sanar al paralítico de Betesda. Esta historia es única del evangelio según Juan y es un hermoso pasaje que nos enseña que si bien es cierto los milagros de Dios no requieren más que nuestra fe; también hay ocasiones donde nuestro esfuerzo es necesario para activar la mano del Señor a nuestro favor. Este milagro comprueba una vez más la autoridad que tiene nuestro Señor para sanar a los enfermos y marcó el punto decisivo en el ministerio de nuestro Señor Jesucristo, pues los judíos religiosos impulsados por el odio comenzaron a perseguirlo hasta llevarlo a la muerte.

Al leer el versículo que mencionamos podríamos pensar que es una pregunta absurda, pues todas las personas que están enferman quieren ser sanados, pero Jesús en cada una de sus palabras nos da una enseñanza. Él preguntó para que el paralítico centrara su atención en Él, y dejara de mirar el estanque, porque Jesús sabía que llevaba mucho tiempo allí esperando que alguien lo metiera en el estanque. Muchas veces estamos con una enfermedad, con un problema que parece no tener solución y esperamos que alguien venga a resolverlo o buscamos nuestros propios medios, sin buscar la dirección de Dios y estamos en la misma condición del paralitico; paralizados espiritualmente, con los ojos puestos en el estanque, en algún negocio; en el trabajo, en algún proyecto personal o familiar, esperando que otros vengan y oren por mí y no miramos al que mueve las aguas en el estanque.

Si continuamos la lectura, vemos que el paralítico dice: sí quiero, pero enseguida da una excusa.  ¿Cuál es nuestra excusa hoy día?, no importa cual sea la prueba, la aflicción por la que estemos pasando, busquemos nuestra experiencia personal con el Señor; podemos pedir ayuda en oración, pero no podemos vivir de las experiencias de los demás o de experiencias pasadas, hagamos nuestra parte, miremos y confiemos en Él, que Él hará su parte. Dios te bendiga

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición