Un encuentro que cambia.

meditaciones | 20/07/2021 4:11 pm | oasisdesantidad | 153

Por: Jorge Santos.

Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será este el Cristo?

Juan 4:28.

Con rumbo a Galilea iba el Maestro, destino que incluía unos  cuatro días de camino,  y sobre todo una parada un poco desagradable. Samaria, pero aun en ese lugar,  Jesús buscó una pequeña ciudad para realizar uno de los encuentros más lindo; Sicar, una ciudad de refugio… quizás una ciudad de las menos recomendables y no es para más, ya que se encontraba llena de personas que habían cometido delitos.

Vemos como sucede este encuentro con una mujer que no era la mejor, mujer que para muchos no valía nada, pero para Jesús era de gran valor. Quizás su estado y su vida la separaban totalmente de Dios, pero que lindo que Dios pone de lado todas esas cosas para salir a nuestro encuentro. Al Señor no le importan nuestros títulos, nuestras metas, ni aun nuestros errores y vida pasada. Él va a nuestro encuentro para realizar un cambio radical en nuestras vidas.

Al oír las palabras del Maestro automáticamente, de su interior comenzaron a correr esos ríos de agua viva que Él le prometió, tanto así que reveló su identidad divina a ella. No buscó un fariseo, un saduceo o un gran doctor de la Ley, Dios tan solo buscó un corazón dispuesto a entregarse a Él, un corazón sencillo y humilde.

Al instante de su conversión pasó de ser una mujer sin valores morales, a ser una gran evangelista. Tan solo por la disposición de su corazón de recibir de Dios. Y cabe hacer la pregunta, ¿si Dios usó a la samaritana, aun con su vida pasada?, ¿Qué impide que Dios nos utilice? Tan solo debemos ser sinceros delante de Dios, exponer nuestra condición y ese encuentro cambiará nuestras vidas para la gloria de Dios. ¡Dios te bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición