Seamos parte de la solución y no del problema.

meditaciones | 12/07/2021 10:13 am | oasisdesantidad | 115

Por: Angie de Elington

 Números 14: 6-10

Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena.  Si Jehová se agradare de nosotros, Él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.  Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel…

En este pasaje tan conocido vemos un escenario no muy distinto al que vivimos hoy, Dios queriendo entregar grandes bendiciones a su pueblo, pero muchos cuestionando y viendo los obstáculos que hay por delante.

Dios le había dicho a Moisés que enviara doce espías para reconocer la tierra de Canaán, la tierra que Él había prometido a su pueblo que les daría desde que salieron de la esclavitud de Egipto. Los espías fueron a aquel lugar pero vinieron angustiados, pues miraron que allí habitaban gigantes y que eran más fuertes que ellos. Sólo Josué y Caleb pudieron ver la abundancia de aquel lugar y presentar la mejor solución al problema sobre cómo vencer aquel pueblo. Confiaban en que si Dios se agradaba de sus obras entonces nunca se apartaría de ellos y le daría la victoria.

¿Cuántos de nosotros en vez de tomar la armadura del Espíritu Santo  y  seguir apoyando el crecimiento de  la obra para que más almas conozcan las maravillas transformadoras de Cristo,  nos encontramos murmurando unos de los otros, viendo quién hace y quién no? ¿O a quién se le reconoce y a quién no? Es tiempo de sacudirnos y dejar todas estas obras que no vienen de Dios.

Amados,  ya Cristo viene y cuando venga que no nos encuentre entretenidos en actos tan bajos como estos, sino que nos encuentre haciendo su voluntad, obedeciendo a su llamado, de esta manera veremos su gloria manifestarse.

DIOS TE BENDIGA.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición