El enojo.

meditaciones | 20/06/2021 9:53 pm | oasisdesantidad | 159

Por: Adaris Franco de Bautista.

Santiago 1:19-20

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios”.

El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. En ocasiones nos resulta complicado no decir lo que sentimos cuando estamos enojados, es imposible quedarnos callados ante situaciones injustas, no podemos quedarnos quietos ante las actitudes negativas de otras personas. Es difícil ignorar palabras ofensivas en contra de nosotros, y entonces nuestro instinto nos lleva a defendernos, somos movidos por el enojo a hacer o decir algo que muy seguramente solo empeorará la situación. El enemigo usa un sin fin de situaciones y personas para mostrar lo peor de nosotros. Cuántas veces hemos visto y/o escuchado en las noticias de personas que han dispuesto de la vida de otras personas a causa del enojo; cuántas veces un inocente ha pagado las consecuencias de una persona airada, cuántas veces las personas que están a nuestro al rededor han pagado las consecuencias de nuestro enojo. Con nuestras acciones al enojarnos, y al comportarnos de forma incorrecta le damos lugar al diablo.  Jesucristo nos ha dado el gran ejemplo de cómo actuar ante circunstancias difíciles, y si ÉL siendo igual a Dios, no se libró de todo eso, nosotros mucho menos estaremos exentos. Jesús lo vivió, ÉL sabía lo que nosotros íbamos a pasar, y sabe que somos carne y que nuestro instinto nos puede llevar a hacer o decir algo que NO es agradable para ÉL, por eso vino a este mundo a enseñarnos cómo debemos actuar y nos enseñó en Su Palabra, qué hacer ante ese tipo de circunstancias adversas. Jesús nos ha dado de Su gracia para hacer lo que en nuestras fuerzas humanas NO podemos, que es actuar conforme a su voluntad a través de su palabra. DIOS TE BENDIGA

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición