“DIOS ES AMOR”

meditaciones | 27/05/2021 12:03 pm | oasisdesantidad | 28

Por: Angélica Aguirre

I Juan 4:

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor…

El amor es un atributo de Dios, es un aspecto central del carácter de Dios, Su Persona. El amor es parte de la naturaleza divina y no solamente una decisión de la voluntad humana, por esta razón, el amor también forma parte del fruto que el Espíritu Santo produce en los creyentes que dejan que su voluntad sea controlada por el Espíritu (Gal. 5:22). La más grande expresión del amor de Dios la encontramos  en Juan 3:16 y Romanos 5:8 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. “Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Cuando leemos estos versículos  nos damos cuenta de la proporción inigualable del amor de Dios en nuestras vidas.

Cuando pensamos en amar es fácil pensar en los buenos sentimientos, en lo que siento por alguien, un amor romántico, un miembro de mi familia, un amigo, un compañero de trabajo, siempre damos y se recibe amor con la intención de recibir  los mismo o algo a cambio, generalmente ofrecemos  ese amor a las personas que están en nuestro entorno. Pero el verdadero amor no se trata solo de  los sentimientos, se trata de algo mucho más que eso, de  qué hago cuando me cuesta algo amar a alguien. ¿Cómo lo expresamos con los que no forman parte de nuestro círculo cero? ¿Cómo reaccionamos aun cuando nos han herido? Es aquí donde podemos expresar que conocemos a Dios, porque si la palabra me dice que Dios es amor, yo debo profesar ese amor también, no puedo profesar que amo a Dios, su palabra sino no lo hago con mis semejantes. Estamos llamados a aprender a amar a Dios, y a otros, esto debe ser  nuestra meta máxima, nuestro enfoque constante y el valor más importante de nuestra vida, que sea una forma de vida y no solo de palabras, cuanto más aprendamos a amar auténticamente, más nos pareceremos a Jesús. Si  no sabemos cómo expresar ese  amor de forma significativa, el Señor nos enseña a hacerlo, al recibirlo en nuestro corazón como nuestro Salvador, recibimos ese cambio en nuestra vida, podemos orar a Dios y pedirle que nos muestre como hacerlo, pero tenemos  que estar dispuesto a renunciar a nuestra propia voluntad y pensar primeramente en los demás antes que en mí. ¡Dios es la autoridad en el amor! Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición