CUANDO LAS FUERZAS SE ACABAN

meditaciones | 11/05/2021 7:59 am | oasisdesantidad | 61

POR: Jorge Luis Santos

Isaías 40:29

Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Se oyó una voz en Silo, un hombre grita: ¡ha caído el pueblo, los sacerdotes han muertos y el Arca ha sido tomada! La desesperanza los invadió, porque cuándo pensaron que tenían la batalla ganada, hoy yacen 30 mil hombres en el campo de batalla y el símbolo de la presencia de Dios ha sido traspasado.

En este mundo vivimos en una batalla constante, llena de pruebas y dificultades que atacan sin piedad nuestra vida y fe cristiana. Algunas ocasiones nos sentimos tan fuertes que pensamos que resistiremos mil batallas, pero llega un momento como aquel hombre de Benjamín donde vemos a nuestro alrededor al enemigo destruyendo y dejando personas caídas, y nos invade el temor. El salmista experimento esta sensación y se sentía como muerto (Sal. 88:4).

Algunas veces Dios nos permite que experimentemos estas situaciones tan solo con la intención de demostrar que no son con nuestras propias fuerzas, sino con su Poder. Quizá usted oye de grandes crisis financieras, un mundo en caos y un sin número de malas noticias las cuales lo desalientan o le quitan el ánimo de seguir peleando la batalla de la fe. Podría ser que haya pensado que Dios se olvidó de usted o que simplemente ya no tiene fuerzas para seguir peleando; pero déjeme recordarle que es en este momento cuando Dios multiplica sus fuerzas. Quizá para el mundo multiplicar cualquiera cantidad por cero es igual a cero, pero en la matemática de Dios, no es así, multiplicar la nada en Dios siempre provocará grandezas.

Es en estos momentos dónde Dios quiere demostrarle su verdadero poder y hacerle entender que Él, no se ha olvidado de su situación. Cuando Israel quedó postrado en batalla fue el momento cuando Dios, comenzó a hacer estragos en el campamento del enemigo. Comenzó desde el más pequeño hasta el más grande, hiriendo con tumores y diferentes males, y creando pánico en aquellos que pensaron que habían derrotado al pueblo de Dios, aun haciendo que su confianza y sus dioses quedaran postrados a los pies del verdadero Dios.

Cuando quizá usted piensa que no puede más, es cuando Dios, tan solo espera que usted se postre y reconozca que sus fuerzas no provienen de sus capacidades ni de sus méritos sino de la gracia de Dios. Debemos recordar que, los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán (Isaías 40:31).¡Dios te bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición