Tranquilo, Dios pelea por ti.

meditaciones | 22/03/2021 6:34 pm | oasisdesantidad | 149

Por: Angie de Elington

Salmos 27: 1-3

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado…

¿Cuántas veces nos hemos sentido atemorizados por el mal que pueda venir sobre nosotros? Es normal que los seres humanos sintamos temor cuando hay algo que amenaza contra nuestra integridad o nuestra vida. Así debió sentirse el Salmista cuando escribió este canto. Sin embargo, también expresó algo tremendo, “Su confianza y fortaleza en Dios”, la cual no es negociable ni movible. ¡Qué hermoso cuando podemos declarar en nuestras vidas, aun en medio de angustia o tribulación, que hemos creído en un Dios Todopoderoso el cual, sin importar  la situación, nos socorrerá y no permitirá que NADA nos dañe!

¿Tienes algún compañero de trabajo o jefe que amenaza con tu integridad? ¿Quizás algún conocido está dejándose usar por el enemigo para destruir tu testimonio? ¿Tal vez hay alguien maquinando oscuramente para destruir tu hogar? ¡No tengas miedo! Dobla tus rodillas, clama a Dios, no pelees tú con tus fuerzas humanas, déjaselo al Señor, pues Él es el mejor estratega que existe en cuanto a guerra espiritual se refiere. Su palabra es clara cuando nos dice: Porque Él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; sobre una roca me pondrá en alto. Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean… (Salmos 27: 5-6)

¿Entiendes la profundidad de estas palabras? ¡Dios pelea tus batallas, aférrate a Él, Aleluya! Ya pronto este día de angustia pasará mi amado lector y vendrá el momento en que Dios hará que su presencia brille en ti a través de un testimonio puro delante de Él y delante del mundo entero. Entonces cantarás y entonarás alabanzas a Jehová.

¡Dios te bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición