JOB, PROCESADO COMO DIAMANTE

meditaciones | 03/02/2021 9:44 am | oasisdesantidad | 88

 por: Susana Ramírez

Job: 2.3

 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa?

Quizás muchas veces te has preguntado ¿Porqué Job, tuvo que vivir un proceso tan doloroso? ¿Es que Dios, es injusto? ¿Cuál era el propósito? Al leer este maravilloso libro puedo encontrar, entre muchas otras cosas la grandeza, omnipresencia y soberanía de Dios, que está por encima de los pensamientos y deseos humanos. La Biblia declara que nuestro Dios es justo, nadie puede conocer la profundidad y lo que Él se propone hacer con alguien. Los estudios científicos han demostrado, que los diamantes se formaron hace millones de años, Esas hermosas gemas son el resultado de un proceso, a una temperatura de 900 a 1300°C, en las capas más profundas de la tierra, después de haber sido procesado el carbón alcanzando su máximo tamaño y brillo, emergen hacia la superficie donde serán encontrados y pasar por otros procesos, para luego ser exhibidos en las grandes galerías de la tierra. La  palabra “proceso”, viene del latín “processus” que significa (avanzar, marchar, seguir adelante) Cuando Dios le dice a Satanás, que si no ha considerado a su siervo Job, era porque ya Él, había mirado y escudriñado, hasta el más íntimo pensamiento y convicción de fe en la persona de Job, su estilo de vida maravilló e impactó el corazón de Dios, haciendo que sus ojos se fijaran en él, para ser el instrumento humano escogido desde el cielo para ser exhibido. Por medio de un doloroso proceso de fases sucesivas, todas las áreas de su vida quedaron estremecidas (economía, bienes materiales, familia, amigos, salud, sentimientos y  emociones) Ya Dios había dado testimonio del carácter genuino de Job. Es importante entender que las pruebas son de corta duración, dependen del propósito para lo cual Dios las permite, ellas modelan y afirman ciertas áreas en la vida del creyente; pero los procesos tienen un tiempo más prolongado, que comprende una serie de fases sucesivas para refinar y exhibir la esencia de su fe en la vida de ese creyente, que ha sido tomado en las manos del gran escultor para hacer de Él una verdadera obra de arte.

Amados hermanos, permite que el Señor cumpla su propósito en ti, y no rehúses a ser procesado; porque después del proceso será exhibido el brillo de tu fe. Recuerda que Él no te dará una prueba más allá de lo que puedes resistir. “Cada proceso en tu vida te proyecta a lo que Dios dijo y escribió de ti”.  Dios te bendiga    

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición