ESCOGIENDO LO MEJOR

meditaciones | 27/02/2021 9:25 am | oasisdesantidad | 212

Por: Anagreey Domínguez.

Lucas 10:40-42

Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Cada persona tiene momentos en su vida que tiene escoger, para bien o para mal. A esto le llamamos tomar decisiones, deben hacerse con calma, analizando lo que es correcto y lo que conviene, pero sobre todas las cosas, las decisiones deben ponerse a los pies de Cristo; porque es el único que nos puede guiar a hacer lo correcto. Puede ser tan fácil para nosotros enfocarnos en todas las cosas que necesitamos hacer y se deben lograr, que perdemos de vista lo más importante. Cuando tomamos decisiones incorrectas, sin tener en cuenta a Dios, traerá consecuencias que nos pueden afectar a mal y terminar en una experiencia miserable.

Pero las mejores decisiones siempre inician escuchando, un ejemplo de ello se nos regala en el evangelio de Lucas, cuando Jesús llega a la casa de Lázaro y de sus dos hermanas Marta y María. Encontrándose con un escenario, donde las dos hermanas tenían las mismas oportunidades de estar a los pies de Cristo, Marta toma la decisión de servir al Maestro, estaba tan apurada, haciendo todo lo posible para que su querido invitado estuviera cómodo. Es muy fácil imaginarse como Marta pudo haberse sentido. Irritada, frustrada, resentida, sintió que su indignación y enojo eran justificables, que fue a hablar con Jesús. Pero en lugar de apoyar su queja, Jesús le responde «Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas”. Y nos enseña de las decisiones y prioridades que tenía María, de estar a los pies de Cristo y recibir su palabra, María había entendió que necesitaba aprender más de su Maestro y buscar las cosas que tienen valor eterno

Dios siempre nos da la oportunidad de escoger a quien servir. Él nos llama, pero no nos obliga a seguirlo. La elección es nuestra. Y lo mejor siempre será lo espiritual, Nuestras elecciones determinan nuestro destino, María escogió lo mejor, que fue estar siempre a los pies de Cristo. La mayor prioridad en nuestras vidas debe ser escoger la parte buena, como lo hizo María: aprender de Jesús para que podamos llegar a ser como Él. DIOS TE BENDIGA.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición