UN PUEBLO SIN IDENTIDAD

meditaciones | 16/01/2021 12:05 am | oasisdesantidad | 122

Por: Anagreey Domínguez.

2 Reyes 17: 41

Así temieron a Jehová aquellas gentes, y al mismo tiempo sirvieron a sus ídolos; y también sus hijos y sus nietos, según como hicieron sus padres, así hacen hasta hoy.

Durante el reinado del rey Roboam, hijo de Salomón, sucedió la división del reino de Israel. Gracias a los altos impuestos y la falta de empatía por parte del nuevo rey, trayendo como consecuencia una rebelión dirigida por Jeroboam y la división del reino. Compuesta por dos tribus del sur con su rey Roboam y las diez tribus del norte con su rey Jeroboam. Durante un período de más de 200 años (después de la división del reino) el Señor les había dado toda clase de oportunidades, les habló por medio de muchos profetas y les dio mucho tiempo para volverse a Él. Pero no lo hicieron. Continuamente se entregaron a la idolatría. Y como resultado fue que los habitantes del reino del norte fueron llevados cautivos.

El Imperio Asirio, llegó a ser prominente cuando conquistó la primitiva Babilonia e hizo de Nínive su capital real, en este segundo libro de Reyes capítulo 17, en el verso 24 en adelante, se nos relata, como el rey de Asiria llevó cautivo al reino del norte, y en su lugar, trajo a otros pueblos extranjeros a habitar la tierra. Los habitantes de esa tierra llegaron a ser una mezcla de pueblos, de diferentes razas, diferentes culturas, tradiciones religiosas y fue conocido como Samaria y sus habitantes como samaritanos.

Cada habitante tenía su propia religión, los israelitas que habían escapado y habitaban en aquella tierra adoraban a Dios, los babilónicos llegaron con sus creencias e hicieron a Succoth; los de Cutha hicieron a Nergal, que se dice que tenía forma de un gallo, y como ellos los demás habitantes hicieron su dios y levantaron sus altares para adoración. Al principio de su estadía en aquella tierra, Dios les envía leones que causaron la muerte de muchos de sus habitantes y a causa de esto el rey de Asiria propuso que sacerdotes que habían sido llevados cautivos, les enseñaran la ley de Dios y a temer a Jehová. Los sacerdotes que habitaban en Bethel, les muestra la forma de comportarse con Dios. Pero los habitantes de Samaria decidieron ignorar las enseñanzas de los sacerdotes y adoraban a Dios junto con otros dioses. El pueblo de Samaria llegó a ser un pueblo sin identidad, gracias a la mezcla de religiones y creencias que sus habitantes practicaban y esto causó el repudio de las demás tribus de Israel. Dios nos muestra en este pasaje, cuan importante es tener estabilidad en nuestra fe, en nuestras convicciones y defender nuestra identidad como hijos de Dios. ¡DIOS TE BENDIGA!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición