Entregando el lápiz a Dios

meditaciones | 19/01/2021 5:03 pm | oasisdesantidad | 47

Por: Edgardo Concepción

Hebreos 11:10

Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

 Todos nosotros tenemos la esperanza sobre cómo nos gustaría que se desarrollara la historia de nuestra vida. Pero a veces sentimos que Dios nos lleva por caminos muy contrarios y hasta llegamos a pensar que Dios no está de acuerdo con nuestros sueños. Por  momentos queremos tener un lápiz y que se nos permita dibujar toda nuestra vida, pensamos que podríamos hacerlo mucho mejor que Dios. Recordemos cómo fue la vida de los héroes de la fe que fueron utilizados por Dios en el pasado. La característica que los une es  que todos alabaron la fidelidad de Dios en todo momento, aun cuando las cosas no resultaban conforme como lo habían planeado ellos. Así es, si nosotros le entregamos el lápiz a Dios, a veces Él nos permite algún dolor, otras veces, nos habla diciendo abandonemos el sueño y la esperanza más grande que tenemos. Pero Dios nos pide estas cosas no para hacernos sentir miserables, sino para que experimentemos un gran amor y gracia. Todos los que han explorado nuevos e ilimitados lugares de trabajo y obra del Señor, han confesados que nunca se han arrepentido ni siquiera por segundos de haber encomendado su vida a Él. El único camino de vivir escribiendo la historia con Dios es entregarle el lápiz a Él, al  Rey de los reyes, sin condiciones, y encomendar nuestra vida entera para que Él diseñe nuestra historia. En este pasaje del libro de Hebreos vemos a un hombre que humanamente pudo tener algún tipo de argumento para con Dios, respondiendo al llamado y decir “soy muy viejo, busca a otro” pero no fue así Abraham confió en aquel que lo llamó y obedeció, entregando todo en las manos de Dios y partió olvidando sus sueños, sus deseos y creyendo que lo que su Señor tenía para él era mucho mejor y fue así que Abraham recibió la promesa y le está preparada esa ciudad cuyo arquitecto y constructor es Dios. Este hombre se abandonó y le entregó el lápiz a Dios y fue así que obtuvo su bendición, ahora nos toca a nosotros, será que el único camino de vivir escribiendo la historia con Dios es entregarle el lápiz a Él, al Rey de reyes, sin condiciones para que el diseñe la historia de nuestra vida. Si le has entregado el lápiz a Él, el final que viviremos ya está escrito: viviremos felices por la eternidad delante de la presencia de nuestro Rey, solo se fiel hasta el final y

Él te dará la corona de la vida, nuestro galardón, Amén. Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición