DE REPENTE…

meditaciones | 29/01/2021 1:08 am | oasisdesantidad | 102

Por: Dámaris de Concepción

Hechos 16:26

Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Hechos 16:26

La escena podría ser lúgubre y muy desalentadora, al ver dos hombres con sus ropas raídas, ensangrentadas, después de ser brutalmente azotados; llevados al calabozo de más adentro, de olor putrefacto, con sus pies asegurados al cepo. Era la hora más oscura, cuando había solo quejidos y dolor en aquel lugar, pero esa noche fue diferente, en la cárcel se comenzaba a escuchar canticos al Dios del cielo, los presos recién llegados, Pablo y Silas, le alaban por su fidelidad y misericordia, no había queja por la injusticia que se había cometido contra ellos, ni palabras denigrantes a los que injustamente los acusaron.

De ese maloliente calabozo se empieza a elevar un aroma espiritual agradable, es la fragancia de la adoración que sube hasta el trono de la gracia. Cuando la angustia, la ansiedad, la desesperación y el lamento podía ser normal en ese episodio de sus vidas, ellos con su confianza puesta en el Invisible y experimentando en sus corazones la paz que sobrepasa todo entendimiento, entonan himnos a su Señor, en respuesta a esa fe sucede un de repente, los cimientos de la cárcel se estremecen, las puertas se abren y las cadenas son desatadas.

Tu también puedes provocar un de repente de Dios en tu vida, la oración y la alabanza son armas poderosas que están a tu alcance aun en medio del problema, “echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros”. También en los momentos de mucha dificultad el Eterno tiene un propósito y su plan se va a cumplir, puede ser «ruidoso» como en el caso del terremoto que el Señor utiliza para liberar a Pablo y Silas. Por el contrario, puede ser silencioso, como cuando el Señor envía a su ángel y suelta a Pedro de la prisión. Cuando confías en Dios, Él puede hacer más en un instante, de lo que tú puedes intentar por mucho tiempo con tus propias fuerzas. Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición