La gracia de Dios, es el poder que te capacita.

meditaciones | 06/12/2020 12:22 am | oasisdesantidad | 91

Por: Adaris Franco de Bautista.

2 Corintios 12:9

“Y me ha dicho bástate mi gracia; porque mi poder ser perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”

Muchas veces la vida tiene altas y bajas. Tiene momentos en los que estamos bien y momentos en los que las cosas nos salen mal. Tanto económicamente, físicamente y espiritualmente. Cuando estamos bien nos encontramos con una tentación que es el orgullo. Pensar que todo depende de nuestras habilidades. Pero, cuando estamos mal nos enfrentamos con el desánimo, la depresión, la baja autoestima.Tanto lo uno como lo otro, pueden ser un obstáculo en nuestra relación con Dios. Pablo en el texto 12:1 comienza relatando muchas cosas que podrían hacer que él se sintiera orgulloso de todo lo que ha hecho. Visiones y revelaciones, llevado al tercer cielo etc. Muchos de nosotros con todas las cosas que ha hecho Pablo podríamos sentirnos muy orgullosos. A veces por menos pensamos que ya no pisamos el suelo, aun cuando la gente nos felicita, pero Pablo reconoce que la voluntad de Dios es que él se mantuviera humilde. Para que Pablo se mantuviera humilde Dios le puso una espina en el cuerpo, no se puede saber exactamente a qué se refiere Pablo,  pero debe ser algo que le producía dolor por eso lo llama aguijón, una enfermedad, un problema, etc. Muchas veces las debilidades que tenemos en nuestra vida sirven para mantenernos humildes, porque por nuestras debilidades podemos darnos cuenta que las cosas que Dios hace a través de nosotros no es por nuestras fuerzas sino por el Poder de Dios. Recordemos siempre que uno de los pecados que más se mencionan en la Biblia es el orgullo. Por esta razón sea lo que sea que hayamos logrado en la vida recordemos que es solo por el poder de Dios. La respuesta de Dios hacia Pablo fue “bástate en mi gracia” la gracia es el amor inmerecido que tiene Dios para con nosotros. Si pensamos en lo que Jesús sufrió por nosotros, todo lo que aquí nos pase nos parecerá poco, el regalo de la vida eterna es lo más importante que podemos recibir. No hay problema en el mundo que pueda compararse con eso. Dios se glorifica más cuando en medio de nuestra debilidad él muestra su poder. Dios se glorificó cuando David venció a Goliat,  no porque era un gran guerrero sino porque era solo un pastor. Ponerle excusas a Dios de que no hacemos su obra porque no somos capaces,  es dudar del poder de Dios. Debemos aprender que la gracia de Dios también es el poder que nos capacita para enfrentar cualquier tipo de prueba en esta vida. Recordemos que no somos nosotros quienes hacemos la obra de Dios. Aunque muchas veces no comprendemos el propósito de Dios debemos confiar.  DIOS TE BENDIGA.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición