HASTA SETENTA VECES SIETE

meditaciones | 05/12/2020 2:30 pm | oasisdesantidad | 177

Por: Anagreey Domínguez.

Mateo 18: 21-22

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aún hasta setenta veces siete.

En nuestros días parece imposible encontrar un acto como lo es el perdonar, existen muchos males en nuestra sociedad, que han sido provocados por este mal, que destruye el corazón del hombre, impulsados por la sed de venganza, acuden a las drogas, al alcohol, destruyendo hogares, quitando vida y es causado por no perdonar. La Biblia nos presenta ejemplos de hombres que sabían perdonar, un Abraham que demostró un espíritu de perdón hacia Lot, un Job que perdonó la acusación de sus amigos, el rey David que perdonó la vida de Saúl en varias ocasiones y hasta un José que fue vendido por sus hermanos y los perdonó.

 Jesús enseñaba sobre el perdón gracias a aquella pregunta que surgió, por parte de Pedro “Señor, ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Mateo 18:21. Pero Jesús le enseña más allá de lo que ellos habían aprendido, empezó a narrar aquella parábola cargada de una enseñanza espiritual, donde un Rey tenía un deudor, y este le presionaba para que le pagara aquella deuda, el deudor limitado posiblemente sin recursos le pide clemencia y tiempo para pagarle. El rey movido a misericordia le soltó y perdonó la deuda, que era casi imposible de pagar. Esto también nos habla de nosotros siendo pecadores, teniendo una deuda imposible de pagar, no siendo de oro, ni plata, pero el Rey del cielo nos perdonó.

Aquel hombre, que había experimentado el ser perdonado de tan grande deuda, también tenía un deudor que le debía 100 denarios, deuda que si se podía pagar. Y su deudor también se postró pidiendo paciencia, pero aquel hombre no sabía perdonar. Y le presionaba y al no lograrlo le hecho a la cárcel. El rey al enterarse le llama y le dijo: “Yo tuve misericordia contigo, ¿por qué no la tuviste con tu siervo? Todos aquellos que hemos experimentado la dicha de ser perdonados, debemos perdonar. Lo que las personas nos han causado es insignificante, con la grande deuda que teníamos para con Dios.

El perdonar es una decisión, dejar toda amargura, resentimientos, llenarse de valor. Es posible que a lo largo de nuestro camino tengamos diferencias, nos enojemos con los que están a nuestro alrededor. Pero qué bueno es, cuando no permitimos que esas pequeñas cosas influyan en nuestras relaciones y en nuestras actitudes, te invito querido amigo, a que experimentes la inmensurable dicha de perdonar, y de cumplir con aquella palabra dicha por nuestro Maestro “Hasta setenta veces siete”. DIOS TE BENDIGA.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición