“ACTUEMOS CON DILIGENCIA”

meditaciones | 03/12/2020 11:41 am | oasisdesantidad | 95

Por: Angélica Aguirre

Proverbios 13:

El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.

La primera ley de movimiento de Newton establece que un objeto en movimiento tiende a permanecer en movimiento, y que un objeto en reposo, tiende a permanecer en reposo. Podemos ver la aplicación de esta ley en este texto y en nuestra vida secular, mientras que algunos son naturalmente impulsados a completar proyectos, otros son apáticos, requiriendo motivación para vencer la inercia. La pereza, siendo un estilo de vida para algunos, es una tentación para todos. Muchos de nosotros nunca alcanzamos las promesas de Dios para nuestra vida por esta razón, es más,  muchos le decimos ¡NO! a servir a Dios en alguna área por la pereza, ya que eso implica salir de la zona de confort y dar un poco más y otra veces invertimos tiempo pensando en hacer esto o lo otro y se quedan en proyectos sin ejecutar. Deseamos lograr metas,  pero no trabajamos por alcanzarlas. Podemos tener las mejores estrategias y organización,  pero si no ejecutamos, nada se logra.  Contrario a esto está la diligencia, diligente según el diccionario de la RAE, es ser “cuidadoso, exacto y activo”. Se aplica a la persona que es cuidadosa y rápida al hacer una cosa. Ser diligente significa ser responsable y asumir con prontitud las obligaciones y compromisos. La Palabra del Señor nos llama a ser diligentes en todo lo que hacemos. Debemos ser  diligentes en nuestra relación con Dios, que lo más importante, diligentes al momento de adquirir un compromiso de servir tanto a Dios,  como a los demás, un claro ejemplo de esto lo podemos ver con las responsabilidad que tenían los sacerdotes en el  Tabernáculo, tenían que mantener el fuego en el altar , todos los utensilios tenían un trato especial que se debía hacer con responsabilidad y disciplina. No podemos mantener el  fuego y la comunión con Dios en  el altar sin ser diligentes, es por ello que  la diligencia, es una virtud fundamental en la vida del cristiano, pues lo aparta de la pereza, lo mantiene enfocado en sus metas terrenales y espirituales, y le permite ir en busca de la fe, el conocimiento, la moderación, la paciencia y el amor. “Haber precioso del hombre es la diligencia”, Proverbios (12: 27). Esforcémonos en lo que hagamos y tengamos siempre una actitud positiva al trabajo en lo secular ,  aun en la obra del Señor, esto no quiere decir que tenemos garantía que no tengamos algún problema o que siempre tendremos éxito, pero si es la certeza que hemos hecho lo  mejor y recordemos que nuestra recompensa siempre viene del Señor y que Él nos dará a cada uno conforme a nuestras  obras. Dios te bendiga.

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición