¡Abre nuestros ojos; Dios!

meditaciones | 28/12/2020 12:11 am | oasisdesantidad | 23

Por: Angie de Elington

2 Reyes 6:15-17

 Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: !!Ah, señor mío! ¿qué haremos?Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.

Cuan atribulado tuvo que sentirse aquel joven que servía al profeta Eliseo.  al verse rodeado por el ejército sirio. ¿Cuántos hemos estado o estamos en una situación semejante? En momentos así, la presión es tan grande, la angustia nos invade y  nuestra fe es confrontada. Pero es necesario recordar que: sin importar cuál sea la situación que nos embargue, tenemos un Dios Omnipresente, Omnipotente y Omnisciente, el cual nunca ha perdido una batalla y en Él debe estar nuestra confianza, así como  lo que escribe el salmista en el Salmo 27:3 Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado.

Estamos viviendo momentos  difíciles, tiempos finales, pero ¿sabe algo? Esto quiere decir que ya pronto Nuestro Salvador viene por su iglesia y “enjugará Dios toda lágrima de los ojos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor…” Apocalipsis 21:4

Pidámosle a Dios que abra nuestros ojos espirituales y podamos ver TODO lo que Él está haciendo aun en medio del dolor, de la necesidad, de la angustia y la tribulación que podamos estar pasando y así seamos fortalecidos y resistir hasta que Él venga por nosotros, ¡ya falta poco!

Recordemos que más son los que están con nosotros… (2 Reyes 6:16) y  …Él  nos esconderá en su tabernáculo en el día del mal, nos ocultará en lo reservado de su morada y sobre una roca nos  pondrá en alto (Salmos 27:5). ¡Dios le bendiga!

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición