Ungidas como Débora

meditaciones | 18/11/2020 2:17 pm | oasisdesantidad | 55

Por: Susana Ramírez

(Jueces 4:4-5)

Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidot; y acostumbraba sentarse bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Bet-el, en el monte de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella a juicio.

En la Biblia encontramos ejemplos de mujeres que hicieron historia, y Débora es una de ellas, que estuvo dispuesta a defender el honor, fe y dignidad, del pueblo de Israel; que estaba siendo oprimido por Jabín rey de Canaán, porque se habían apartado de Jehová, y volvieron a hacer lo malo ante su presencia después de la muerte del Juez Aod. En este marco de acontecimientos se desarrollan los diferentes eventos que darán lugar para que; Débora “Abeja” símbolo de laboriosidad, paciencia, sagacidad y utilidad.

La oscuridad y decadencia espiritual en la que se encontraba el pueblo de Dios, era evidente que necesitaban un líder ungido de parte de Jehová, para darles la libertad que tanto anhelaban. Los ojos maravillosos de nuestro Dios reconocieron que esta mujer Débora tenía las cualidades y características para ser posicionada como jueza de Israel. 

  • Profetiza: dispuesta y diligente a escuchar la voz de Dios, para dar dirección espiritual a un pueblo en idolatría y confusión.
  • Jueza: tenía la responsabilidad dada por Dios, para tomar decisiones guiadas por el Espíritu Santo, en beneficio del pueblo que subía a ella para juicio. Su carácter espiritual la facultaba para ver la necesidad y presentarla delante ante Dios.
  • Estratega de Guerra: su intimidad con el Señor, hizo que ella recibiera los códigos celestiales para organizar, planificar, direccionar y controlar las formas de estrategias que conducirían al pueblo de Israel para vencer a los enemigos que los oprimieron durante 20 años. En la sabiduría divina el plan de guerra incluía a otra mujer llamada Jael, que sería la mano ejecutora de clavar la estaca en las sienes de Sísara, esta valiente mujer no dudó en hacerlo supo reconocer a su enemigo y le dio muerte.
  • Madre de Israel: tuvo la visón espiritual para ver la desolación del pueblo insigne de Dios, despertando en ella el sentimiento maternal y el amor profundo de ver a su nación bajo el yugo opresor. El temor y la obediencia a Dios, hicieron que Débora y Barac, condujeran al pueblo a una gran victoria; frente a un ejército numeroso quedaron reducidos a cenizas.

Así también en este tiempo de inmoralidad, desenfreno y vacío espiritual el Señor, desea encontrar mujeres valientes, que estén dispuestas a levantar y edificar las ruinas espirituales de sus hogares.

Posees un diseño exclusivo que te certifica como una mujer valiente, que no le teme a las circunstancias. Además, fuiste creada para enfrentar adversidades y salir victoriosa de la misma forma que Débora.

El Señor te dará sus estrategias para que resistas al enemigo y lo venzas en su propio terreno.

“Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra.”

Salmos 144:1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meditaciones 10
meditaciones 25
meditaciones 22
meditaciones 14
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición