«Todos somos barro»

meditaciones | 16/11/2020 8:23 am | oasisdesantidad | 160

Por: Angie de Elington

Jeremías 18: 1-6

Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel?  Así dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

¿Recuerda el momento de su conversión cuando comenzó en los caminos del Señor?, quizás corrieron lágrimas por sus mejillas y su corazón latió con gran rapidez al experimentar un extraordinario poder el cual tornó sus pensamientos, sentimientos y actuaciones de forma muy diferente. ¡Qué momento aquel cuando por primera vez estuvo en las milagrosas manos del Gran Alfarero!

Este pasaje tan hermoso del profeta Jeremías, nos describe claramente el tan delicado trabajo que realiza el Señor con nosotros, girando la rueda, con todo su poder ante el imponente, sucio, feo, deformado e inservible barro, hasta lograr conseguir, de esa masa sin atractivo alguno,  una gran obra de arte. En el Salmo 100:3 nos dice que… Dios es quien nos formó y no nosotros mismos por lo tanto no decidimos sobre nosotros, Él es quien decide sobre nuestros planes, sobre nuestros proyectos, sobre nuestra vida entera. Y aunque a veces creamos que somos suficientes como para tomar nuestras propias decisiones, es necesario recordar que sin Dios no somos útiles, no tenemos valor y que es por su misericordia que tenemos los dones y talentos que usamos.  Jeremías relata que hubo un momento en que aquella vasija se rompió en las manos del alfarero. pero Él no la desechó, sino que con paciencia volvió a deformarla y así hacer de ella una nueva vasija. Y es que la intención de nuestro Creador no es que muramos en los procesos por los cuales pasamos, sino que a través de cualquiera que sea el proceso podamos llegar a ser agradables en todo el uso que Él demande para nosotros. Así dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano… (Jeremías 18:6). Déjese moldear. Dios te bendiga

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 10
meditaciones 25
meditaciones 22
meditaciones 14
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición