Sal de tu Cueva”

meditaciones | 05/11/2020 6:26 am | oasisdesantidad | 30

por: Angélica Aguirre

I Reyes 19:9

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?

Elías, un profeta de Dios, cuyo nombre significa «mi Dios es el Señor» conocido  como el profeta de fuego, un hombre  que Dios utilizó durante un momento importante en la historia de Israel, el ministerio de Elías marcó el comienzo del fin de la adoración a   Baal,  fue un hombre valiente y determinado,  pues,  se levantó  sin temor algunos para cumplir con los propósitos de Dios.  Elías conoció tanto el poder de Dios como las profundidades de la depresión, después de la gran victoria que Dios le da sobre los profetas Baal, al ver el peligro de las amenazas de Jezabel  siente temor y se aleja, pasa por el desierto y se metió en una cueva.

Muchas veces actuamos como Elías, nos sucede los mismo, cosas pequeñas en comparación con lo que sucedió a Elías logran quebrantarnos,  si vemos hasta aquí él había seguido la dirección de Dios, fue a Acab, al arroyo de Querit, después a la viuda de Sarepta, y luego pasa por este momento difícil y se desanima, tal cual nosotros que cada día experimentamos la misericordia y gracia de Dios, sin embargo  habrá momentos en que buscarás encerrarte en una cueva y esconderte, ya sea por temor, por incertidumbre, por resentimiento, por amargura o por cualquier razón que sea. 

Pero qué lindo es nuestro Dios que nunca nos deja y como le dijo a Elías ¿Qué haces Aquí? Nos hace a nosotros la misma interrogante, ¿dónde estamos? En el lugar qué Dios quiere, o en el  que elegimos nosotros mismos.    Dios no nos quiere metidos en cuevas, Él quiere que nos levantemos por encima de la situación por la que estemos atravesando y que confiemos en su poder.   Estimado lector note que Dios no le dijo a Elías qué haces allá, o dónde estás, le dijo ¿Qué haces Aquí? Es decir,  que Él estaba allí,   así como está con nosotros cuando muchas veces pensamos que estamos solos y sin salida, siempre pero siempre,  Él está allí para darnos la victoria en su debido tiempo.

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 32
meditaciones 17
meditaciones 24
meditaciones 42
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición