Honrar a Dios es la clave del éxito en la vida del creyente.

meditaciones | 22/11/2020 5:36 am | oasisdesantidad | 38

por: Adaris Franco de Bautista

Daniel 1:8

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse

Lo que se determina en el corazón, es lo que uno va  a hacer y  eso marcará la forma de cómo se va a actuar en la vida, no se tendrá problemas en el momento de las encrucijadas de la vida ni ante el apremio de la sabiduría reinante cuando actuamos de la forma correcta ante las circunstancias que nos presenta la vida. Los jóvenes de nuestro texto se cree que tenían entre 18 a 20 años tal vez. Dios estaba castigando el pecado del pueblo natal de estos jóvenes, pero a pesar de estas circunstancias ellos determinaron ser fieles a su Dios. Estos jóvenes no eran cualquier cosa, sino hombres resueltos y decisivos, que impulsados por los principios de justicia, santidad y fe, que sin importar en qué lugar del mundo se encuentren deciden no contaminarse de ninguna manera. En un momento de crisis es muchas ocasiones  demasiado tarde para tomar  decisiones, pero  estas deben ser hechas de antemano por medio de propósitos en el corazón de cada persona que sigue los lineamientos de Dios,  sin salirse de lo que es correcto. Por todo el libro vemos que se somete a prueba la fe de estos jóvenes. Se les ve, en varias oportunidades eligiendo opciones contrarias a la “sabiduría reinante” Dios premió la fe de Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Nos muestra que su convicción no es sólo asunto de no comer ciertos alimentos, sino también cuando son forzados a adorar a un ídolo. La expresión del rey que registra el verso 28 nos muestra el premio de Dios a la fe de sus hijos fieles. Al librarlo Dios de la boca de los leones el rey escribe un edicto a todo su imperio. Tal vez nosotros no estemos en la situación extrema de estos jóvenes, pero podemos encontrarnos en situaciones cuando nuestras convicciones se ven amenazadas. Triunfaremos ante el mal si nos proponemos honrar a Dios ante las circunstancias. Vemos  una sociedad cada vez más corrompida, donde los valores son trastocados a cada instante ¿Cuál es nuestra reacción? Hoy es común llamar a lo bueno malo y lo malo bueno. Hoy es popular la homosexualidad, la fornicación y el adulterio,  son mirado como algo normal. El engaño, la mentira, el fraude, son las marcas de una sociedad moderna. ¿Cuántos de nosotros dispondremos en nuestros corazones no contaminarnos con estas tendencias populares? ¿Estamos dispuesto a renunciar a todo este mal para honrar a nuestro Dios? Una vida de éxito espiritual, solo lo podemos obtener cuando honramos a Dios en todo lo que se mueve a nuestro alrededor firmes como buenos soldados de Cristo, siendo Él  siempre el todo y el todo de tu vida. ¡Dios te bendiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meditaciones 10
meditaciones 25
meditaciones 22
meditaciones 14
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición