Vuélveme el gozo de tu salvación

meditaciones | 24/10/2020 4:35 am | oasisdesantidad | 46

Por: Anagreey Domínguez.

Salmo 51:10-12

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, espíritu noble me sustente.

El rey David fue ungido como rey en el capítulo 16 del primer libro de Samuel, es muy conocida la manera en que el profeta Samuel le unge como Rey. Cuando Samuel llega a la casa de Isaí su padre encomendado por Dios y sin ninguna referencia específica. Mira entre sus hermanos, y escucha la voz de Dios que le dice “Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”. Es escogido de entre las ovejas, preparado para una labor de gran precio, guiar a un pueblo y no cualquier pueblo sino el pueblo de Dios.

Los Salmos son parte de los libros poéticos del Antiguo Testamento, formado por 150 capítulos procedentes de varios autores, en situaciones, épocas, lugares diferentes, son oraciones, y palabras humanas dirigidas a Dios. Uno de los autores es David, donde utiliza las palabras para describir a Dios como lo ha conocido, el escudo en el Salmo 3, como el Justo y que ama la justicia, como el Pastor, el misericordioso y fiel, el Santo y Poderoso. “El dulce cantor de Israel” escribió aproximadamente 70 de ellos, expresando su amor hacia Dios, su devoción; pero también su dolor y sus sentimientos.

El Salmo 51, nos muestra los sentimientos de David al experimentar encontrarse lejos de la presencia de Dios, cuando pecó con Betzabé. Había experimentado el gozar de muchos privilegios de parte de Dios, sabemos que la presencia de Dios nos da gozo, confianza, seguridad en nuestros pasos, que a pesar de que hay momentos malos esta la paz de Dios, se aumenta nuestra fe. Después de estar en las alturas con Dios, derrotar a sus adversarios, conquistar otros reinos, David peca y llamó a sus pecados rebeliones, o transgresiones. Que es sobrepasar los límites establecidos por Dios y un momento de placer trajo como consecuencias culpabilidad, su alma se llenó de angustia y ausencia de la presencia de Dios. Describe los más profundos sentimientos, David conocía a un Dios de misericordia y de piedad, y que todo aquel que a Él acuda, encontrará reposo y plenitud. David reconoció su falta y su extravió, volviéndose a Dios y clama reconociendo su pecado, clama confesando su pecado y pidiendo misericordia y a la vez clama pidiendo limpieza y que se renueve esa comunión intima.

David no solo quería alabar a Dios, quería agradarle. Que su comunión volviera y la alegría por ser salvó.   Y es ahora necesario preguntar ¿Cuándo fue la última vez que se lamentó por sus pecados, que le llevaron a tomar decisiones equivocadas? ¿Cuándo fue la ultima vez que sintió que había fracasado? Es necesaria una confesión de nuestra parte. ”Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. Y podemos dar gracias a Dios que, en Su gran amor, Él está dispuesto a perdonar.

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 10
meditaciones 25
meditaciones 22
meditaciones 14
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición