Un Paraíso en el Desierto

meditaciones | 22/10/2020 5:44 am | oasisdesantidad | 45

Por : Angélica Aguirre

Isaías 41:18

18 En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca.

19 Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes y olivos; pondré en la soledad cipreses, pinos y bojes juntamente,

20 para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo creó.

En este capítulo se revela la grandeza de Dios en su trato con su pueblo, el tema principal es que Dios protegerá y guiará a sus  hijos. Es una profecía para su pueblo que estaba en decadencia y atravesando grandes pruebas. Un nuevo tiempo llegaría que traería la bendición de Dios para todo lo que estaba seco y aparentemente perdido.

Es una hermosa promesas que aplica para todos, principalmente para los que  están atravesando un desierto, sabemos que un desierto es un lugar en el cual a nadie le gustaría estar, pues no es apropiado para vivir, es un suelo árido con escasas lluvias de hecho hay algunos desiertos donde llueve una vez cada 10 años,  las temperaturas son  muy altas de día y de noche frio extremo, lo que dificulta permanecer en ellos,  espiritualmente decimos que pasamos un desierto cuando estamos en una pruebas severa, ya sea por una enfermedad, la pérdida de un familiar, problemas económicos, problemas familiares, también el pecado produce desiertos en nuestras vidas ya que nos aleja de Dios, nos aparta de su presencia, nos quita la paz, pero que maravilloso saber que aun en medio de ese estado o de esos desiertos que atravesamos, Dios nos da esta bendita palabra, imagine usted querido lector que se encuentre en un lugar como el que  describimos y que en ese lugar se abran ríos, fuentes en medios de valles, estanques de aguas en ese lugar seco, ¿qué maravilla cierto? Los árboles que se mencionan son los mejores que hay en la tierra de Israel, es decir que El Seños nos promete los mejores árboles para que nos den sombras, si podemos imaginar esto  podemos comprender el gran amor y misericordia que tiene Dios para con nosotros los que hemos sido llamados su hijos.

Dios nos promete una vida productiva y brillante aun en medio del desierto, el milagro ocurrirá aquí, note que  Él nos dice que hará  en medio del desierto, no nos dice que nos sacará sino que transformará.  Una acción de este tipo “transformar el desierto en paraíso” es tan desproporcionadamente sobrehumana que todo el que la vea no tendrá más remedio que reconocer «que la mano del Señor lo ha hecho, que el Santo de Israel lo ha creado».

Impresionante esta promesa que nuestro Maravilloso Dios nos ha dejado a todo  aquel que en El cree, obedece a su palabra, espera y confía  reconociendo nuestra dependencia  total de él. Amén.

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 32
meditaciones 17
meditaciones 24
meditaciones 41
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición