Experiencias que marcan nuestra vida.

meditaciones | 12/10/2020 10:27 am | oasisdesantidad | 46

por Angie vásquez de Elington

Hechos 26: 14-16

Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa es dar coces contra el aguijón.  Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti…

¡Que impactante experiencia la que vivió Saulo de Tarso!  ¿Te ha ocurrido algo parecido?  La palabra experiencia viene del latín experientïa, es el hecho de haber presenciado, sentido o conocido algo. Una experiencia espiritual,  es un suceso sobrenatural el cual trastoca nuestra vida provocando que esta no vuelva a ser igual.

Saulo de Tarso era un hombre docto pero perseguidor a sangre fría de la iglesia primitiva. Al ir camino a Damasco, tras más seguidores de Jesús, tiene una experiencia que le hace cambiar su principal objetivo malévolo (Hechos 9:1-2), tornándose todo su rol de forma diferente, convirtiéndose más tarde en el más grande apóstol de Asia.

Hoy necesitamos vivir experiencias como esta en nuestra vida, las cuales trastoquen y remuevan por completo hábitos, actitudes, sentimientos y aun prácticas que nos alejan de Dios. Sin embargo es necesario pedirle al Creador que pose su mano sobre nosotros y a la vez tener de  nuestra  parte la disposición de recibir todo lo que se nos quiera otorgar.

Saulo ahora llamado Pablo, tuvo una experiencia que marcó su vida no sólo para su conversión, sino también para que naciera en él la carga para llevar las buenas nuevas de salvación a todos los que no conocían de Cristo. ( Hechos 26: 16-18).

 Hay experiencias que sólo serán para usted,  de acuerdo al propósito que Dios tenga en su vida. Esto se ve reflejado en Hechos 22: 9   dondevemos que  la experiencia fue solamente para Saulo no fue para sus acompañantes,  ya que ellos aunque escucharon la voz no la entendieron.

Vivamos cada día de nuestras vidas de experiencias continuas con Dios, las cuales aviven ese fuego del Espíritu Santo en nosotros y nos estremezcan al punto de quebrar cualquier cadena de iniquidad que nos impida seguir a Jesús y así  cumplir con la gran comisión de predicar su palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

meditaciones 31
meditaciones 21
meditaciones 17
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición