Esperar en Jehová

meditaciones | 29/10/2020 2:49 pm | oasisdesantidad | 37

por: Angèlica Aguirre.

Lamentaciones 3:24-26

24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.

25 Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.

26 Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová.

En el libro de Lamentaciones encontramos 5 lamentos. Estos lamentos expresan el dolor de aquellos que experimentaron el exilio de Judá por causa de su pecado contra Dios. En el capítulo 3 vemos a Jeremías en su lamento personal, ya que los otros lamentos son por Jerusalén/Sion (Caps. 1–2) y por el pueblo de Dios (Caps. 4–5). Aquí el  profeta Jeremías describe al  afligido pueblo de Israel como un ser humano que está bajo el castigo de Dios, pero que tiene la esperanza de la restauración y que la verdad y la ayuda de Dios vendrán a los que se arrepienten y siguen esperando en el Señor.

Es interesante y maravilloso que Jeremías en medio de su angustia, pueda decir: “‘El SEÑOR es mi porción­­,’ dice mi alma, ‘por tanto en Él espero’” La palabra “porción” significa “Parte que corresponde a una persona de una cosa que se ha repartido entre varias.” Es decir que El Señor es tu porción, lo que quiere decir es que Él es tuyo, porque tú eres de Él. Tú le perteneces, por lo tanto tú puedes decir Él es mi porción. Debemos comprender que si esto es así, què más necesitamos? En Él lo tenemos todo…Cuando vengan aquellas preocupaciones que te lleven a la ansiedad o al temor, recordemos que  Cristo es lo mejor que podemos tener en esta tierra y con tu mirada puesta en Él, la ansiedad es minimizada y entregada en oración a Dios.

En el versículo 25, nos dice que Èl es bueno,  Muchas veces pasamos por alto esta hermosa realidad y su bondad y misericordia la vemos en la salvación que es el regalo más bello que nos ha dado y tenemos infinidades de promesas que nunca estaríamos solos   pero para ello debemos buscar en espíritu y en verdad, con toda el alma y aprender a esperar en Èl.  Esperar  es un proceso difícil en medio de este mundo moderno donde todo prácticamente es instantáneo, estamos acostumbrados a que con un click  podemos hacer muchas cosas, la tecnología nos ha hecho un poco impacientes pues lo que antes llevaba un proceso ahora son minutos, y esto lo podemos aplicar a nuestra vida espiritual donde queremos que Dios nos conteste al primer clamor,  pero para eso tenemos su Palabra que no miente y nos dice que esperemos en Èl y que es bueno esperar en silencio.

Esperar en el Señor no es algo que hacemos porque no tenemos más opción, esperar en el Señor no significa que ya hemos agotado todas las demás posibilidades, esperar en Dios, lo hacemos incluso cuando tenemos otras opciones. NO es quedarse sentado viendo al cielo a ver qué pasa. El tiempo de la espera es el tiempo de la batalla de la fe del cristiano. Es el tiempo para orar para buscar al señor para que nos fortalezca para no rendirnos, para no desesperarnos y no cansarnos de esperar.

Un alma que sabe esperar en silencio es un alma profunda, madura, reflexiva. Para eso es necesario abandonar el deseo de que todo sea instantáneo. Moisés tenía 80 años cuando Dios decidió usarlo. Jesús espero 30 años antes de comenzar a ministrar.

La espera tiene la capacidad de sacar lo que hay en nuestro interior, el tiempo de espera va a descubrir nuestros verdaderos intereses e intenciones, la espera tiene la capacidad de revelar si vamos a negar a Dios, es la que va a sacar a la luz los fundamentos de nuestra fe. Por eso en el caso de Saúl sacó la rebeldía y la obstinación de su corazón, en el caso de David la mansedumbre y humildad, en el caso de la mujer del flujo de sangre sacó determinación y fe, ¿Què fruto producirás tù a través de la prueba de la espera?

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 33
meditaciones 17
meditaciones 24
meditaciones 44
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición