A LA MANERA DE CRISTO…

meditaciones | 21/10/2020 4:49 am | oasisdesantidad | 72

Por Susana Ramírez

Juan 11: 3-4

Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella. Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.

la historia de Marta y María, es sin dudas una de las historias más conmovedoras de la Biblia; donde encontramos a dos mujeres llenas de amor y servicio abnegado por el Señor. Reconocían su autoridad divina y que tenía el poder para sanar toda enfermedad. Es por ello; que enviaron a decirle, que su amigo  Lázaro estaba enfermo y necesitaban que viniera con urgencia porque si no moriría. Los hechos se desarrollan en un marco de preocupación, angustia, dolor, incertidumbre y muerte. Una escena no alentadora para estas dos hermanas que cuidaban de su hermano Lázaro, y que esperaban ansiosas y desesperadas la llegada de ese invitado especial Jesús.

Angustia: proviene de “angor” que significa opresión.

Ansiedad: proviene de “anxietas” que significa “inquietud o incomodidad”.  La angustia: Se constituye en un miedo que paraliza a la persona encarcelando su mente y su corazón.

En esta condición se encontraban estas hermanas, hasta que Jesús apareció en la aldea de Betania después de 4 días y lázaro ya había muerto, ellas estaban desconsoladas y afligidas por esta tragedia.

Pero el Señor ni se adelanta ni se atrasa, todo está bajo su dominio y control y allí lo dejó escrito en el versículo 4 que dice: Oyéndolo Jesús dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para gloria de Dios, para que el hijo de Dios sea glorificado por ella.

En esta declaración el Señor Jesucristo expresa que Él, tiene Poder y autoridad sobre la vida y la muerte, y aunque permitió que muriera y su cuerpo ya hedía, esto no era impedimento, para dar la orden ¡LÁZARO VEN FUERA! Y el que estaba muerto salió fuera del sepulcro. Este acontecimiento impactó la vida de esta familia que Jesús amaba y también en toda Betania y en sus alrededores.

(Juan 11: 25) Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

(Salmos 48:14) Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aún más allá de la muerte.

¡Gracias a Dios! que en su palabra todos podemos encontrar el consuelo en momentos de aflicción, pérdidas o aun cuando no sepamos qué hacer,  en momentos de presión y fue precisamente lo que hicieron Marta y María, acudieron a la fuente de vida, al refugio salvador de sus almas. Su fe las impulsó a mirar al Hijo de Dios, aunque las circunstancias y el enemigo decían, ¡ya para qué! Lázaro ha muerto no hay más nada que hacer, nada de lo que hagan lo volverá a la vida.

¡Pero tengo buenas noticias para ti!; aunque tu situación se vea muy oscura y sientas que no tienes salida que todo terminó para ti, tu hogar, tu familia, tus finanzas, tu economía. Acércate de todo corazón al Señor, porque   la última palabra la tiene el Señor. Marta y María mostraron una fuerte convicción y conexión con Jesús ¡Qué maravilla! es saber que no estamos solos que Él, es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Ya tienes la fórmula de Marta y María; para cuando estés pasando momentos difíciles recuerda, que él siempre está dispuesto a escuchar un corazón contrito y humillado.

Dios te Bendiga

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 34
meditaciones 17
meditaciones 24
meditaciones 44
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición