Tres cualidades de la Palmera

meditaciones | 23/09/2020 5:23 am | Rosalba de Asprilla | 198

Por: Susana Ramírez

Salmos 92:12

El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano.

Palmera viene del (heb. Tamar) Es un árbol que crece en regiones tropicales, cálidas y áridas, el tronco es recto, delgado y áspero, que alcanza hasta 30 metros de altura.  A las palmeras se les asocia con los oasis y presentan una vista alentadora a los que viajan por el desierto, o a las zonas costeras, cuando los israelitas cruzaron el mar rojo hicieron su segunda parada en Elim, donde había 12 fuentes de aguas y 70 palmeras (Éxodo 15:27), Jericó fue llamada “la ciudad de las palmeras”

Las palmeras simbolizaban autoridad, estabilidad, victoria y paz. También inspiró los motivos decorativos del Templo de Salomón y de otros santuarios (1 R 6:29), La profetiza Débora, se sentaba bajo una palmera para juzgar al pueblo en los montes de Efraín. En este pasaje el salmista escribe fijando sus ojos en este imponente y maravilloso árbol, que revela atributos y cualidades extraordinarias que, para nuestro Dios, en su ciencia y sabiduría son tan importantes que desea encontrar en la vida de cada creyente. entre sus cualidades encontramos las siguientes:

  1. Profundidad: Es vital para las palmeras porque sus raíces necesitan conectarse con las fuentes de aguas, que darán los nutrientes al tallo, desarrollando una profundidad de 300 metros, y una altura de 30 metros de alto; capaz de soportar grandes vientos y enormes tempestades. Podrán moverse de un lado para otro, pero permanecerán intactas y resistentes gracias a la solidez y fuerza de sus raíces. Así también el creyente debe profundizar buscando el alimento espiritual, el agua de la palabra que dará vigor, ánimo, fuerza y aliento para superar cada adversidad, tribulación y angustia. Además de buscar experiencias que afirmen sus convicciones en Cristo Jesús.
  2. Crece bajo presión: Este árbol fue diseñado para ser plantado, crecer y desarrollarse en terrenos áridos y desérticos, pero, además para resistir y soportar las fuertes tempestades e inclemencias del clima. Por eso el justo crecerá como la palmera, Dios llevará al creyente al desierto para sacar lo mejor de él, será probado para certificar su verdadera calidad y autenticidad de un carácter cristiano firme y verdadero.
  3. Da fruto en todo tiempo: Florecerá en este contexto, enfatiza los frutos que da la palmera y el salmista los compara con los frutos y dones del Espíritu Santo en un hijo de Dios. Una palmera da como media 100 kilos de dátiles por año, sobre todo a partir de los 60-80 años de vida que es cuando empieza su madurez y ofrece los dátiles con la mayor calidad y cantidad. Un ejemplo de vida fructífera y floreciente lo encontramos en (Josué 14:11) Todavía estoy tan fuerte como el día en que Moisés me envió. Como era entonces mi fuerza, así es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar.

Su fe, fidelidad, amor y pasión por Dios, a pesar de los años se mantuvo viva, la experiencia espiritual vivida cuando fue a reconocer la tierra de Canaán, marcó su vida para siempre, haciéndole permanecer con los ojos puestos en la promesa que le hizo Moisés; que también heredaría en la tierra de Canaán. Este versículo revela el calibre espiritual que tenía Caleb; aunque ya era anciano físicamente, pero no en lo espiritual, todavía podía y estaba dispuesto para ir a la guerra y sacar a los gigantes hijos de Anac que habitaban el monte de Hebrón. Gloria al Señor, por creyentes como Caleb, que dejan un legado de una vida fructífera y entera consagración.

Así como la palmera, Dios desea trabajar en nuestros corazones para imprimir su imagen y esencia en todo nuestro ser y llevarnos a aguas profundas, para luego presentarnos aprobados delante de él. 

Dios les Bendiga

¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición