Grabada y esculpida en sus manos.

meditaciones | 09/09/2020 6:00 am | Rosalba de Asprilla | 91

Isaías 49:16

«He aquí en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros.»

En este contexto; la expresión «He aquí» intenta despertar la admiración y atracción del lector, recordándonos que no sólo estamos en su mente y en su corazón, sino también que nuestra vida está esculpida en la palma de sus manos, donde no existe ninguna circunstancia que nos pueda arrebatar.

Esculpir: Significa,” labrar o grabar”

Esculpir: Es el arte de modelar, tallar o esculpir en barro, piedra, madera, metal o mármol una obra de escultura. Dicho proceso requiere de instrumentos que ejercen presión para darle la forma deseada.

Nuestro Padre Celestial, es el labrador y especialista en obras de artes por excelencia, si miramos ese acto de Amor del Señor Jesucristo en la cruz del calvario por toda la humanidad, vemos que no dudó en abrir sus brazos y extender sus manos para entregarlas a los verdugos y ser clavadas en el madero, y al tercer día resucitar vestido de gloria y majestad. Presentando sus manos y su cuerpo Labrado, Tallado y Grabado como ofrenda al Padre.

Que bendición y consuelo es saber que esas marcas en sus manos, simbolizan nuestra victoria y redención, que ya no estamos condenados a muerte, porque ahora tenemos entrada al trono celestial. Hoy somos esculpidos por las manos del Señor para darnos la forma deseada, él utilizará los instrumentos y herramientas necesarias para tallar nuestro carácter, sentimientos y emociones hasta convertirnos en verdaderas obras de artes, que luego serán exhibidas en la gran galería de los hombres y mujeres de fe, preparados para ser participantes de ese Futuro Glorioso por la Eternidad.    

¡Qué emocionante!  Es saber que, así como el Señor está comprometido en guardar, guiar y proteger al pueblo de Israel, así también lo está con su iglesia y con todo aquel que ha decidido poner su confianza y fe, en el que tiene el Poder para trascender y actuar de lo sobrenatural al plano terrenal. ¡Aleluya!    

 Dios cuida de ti. Recuerda que sus ojos ven y sus parpados examinan todo nuestro ser espíritu, alma y cuerpo. Mas sus manos nos consuelan y animan para seguir adelante a la meta del supremo llamamiento. DIOS LES BENDIGA.

Escrito por:

Susana Ramírez de Silva.

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 31
meditaciones 21
meditaciones 16
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición