A la puerta de Naín

meditaciones | 29/09/2020 4:17 pm | oasisdesantidad | 52

Por: Edgardo Concepción

Lucas 7:11-15

 Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a entrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.

 Se presentaba un cuadro muy doloroso para una madre, el día en que debía despedirse para siempre de su único hijo fallecido, pero en este incidente aparece el Señor y al acercarse a la puerta de Naín, le encuentra una procesión funeraria en la que llevaban a enterrar al hijo de esta mujer viuda. Movido a compasión por la afligida mujer, le dice que no llore. Pero se necesita más que palabras para contener el torrente de aflicción. La aturdida multitud le oye dirigirse a la figura en el féretro: “Joven, a ti te digo, levántate”. ¡La palabra del Príncipe de la vida penetra en el ámbito de los muertos!. El muchacho se sienta y empieza a hablar. Pero el Señor no solo arrebata la presa a la muerte, sino que venda los corazones rotos y limpia las lágrimas de todos los rostros. Así “lo dio a su madre” e hizo efectiva su orden de “No llores”. El hijo no solo es traído de regreso de las puertas de la tumba, sino que es regresado a ella como dádiva del Señor.

 Así que esta tarde, la aflicción se convirtió en gozo. Los que presenciaron la escena se regocijaron porque el Señor había visitado a su pueblo. Y con toda certeza, el más gozoso de todos fue el mismo Señor, al saborear así de antemano la victoria de la cruz.

 No importa lo difícil de tu prueba, aún en el día más oscuro al encontrarte con el dador de la vida, cambiará tu llanto en alegría. Amén

Los comentarios están cerrados.

meditaciones 31
meditaciones 21
meditaciones 17
¿Nos permite orar por Ud? Enviar Petición